Inici Blogs I de sobte, vent…

I de sobte, vent…

109

I de sobte s’ ha posat a fer vent… Ja deia jo que la pluja de la nit passada portava regals, dels que les paraules no poden definir de manera precisa. I ara, quan escric, mes tard que de costum, mes i mes pluja, i fred, aquell fred que es combat dins el refugi de la teva pell. Vaig tard per escriure perquè havia de deixar fluir aquest dimecres de setembre. Necessitava comprovar si era possible que fos tan bonic com ha estat. I ha estat millor. Flipo. Quan els somnis es fan realitat, que passa, he apres a saborejar-los tant com puc per si tenen els dies comptats, que les punyalades fan ferides que costen d’ oblidar. I faig com fa poca gent, per exemple, quan te al davant el pastís que més li agrada. Faig que duri, no tinc pressa, em deleixo, soc espectador del prodigi, no vull que s’acabi, vull arribar al limit i al maxim i poso els cinc sentits en la felicitat i el plaer teus, que son els meus. Aquesta conducta ja no te remei. I si plou, o fa vent quan ningu ho espera, pot passar tot el demès. Però no soc de pedra, i això te les seves dificultats quan ho intento controlar. Ho admeto. Hi haurà un dia…

Veneno en la piel. Radio futura.

Dicen que tienes veneno en la piel
y es que estás hecha de plástico fino.
Dicen que tienes un tacto divino
y quien te toca se queda con él.

Y si esta noche quieres ir a bailar
vete poniendo el disfraz de pecadora,
pero tendrás que estar lista en media hora
por que si no yo no te paso a buscar.

Pero primer quieres ir a cenar
y me sugieres que te lleve a un sitio caro
a ver si aceptan la cartilla del paro,
porque sino lo tenemos que robar.

Yo voy haciéndome la cuenta de cabeza
y tu prodigas tu sonrisa con esmero
y te dedicas a insultar al camarero
y me salpicas con espuma de cerveza.

Y aquí te espero en la barra del bar,
mientras que tú vas haciendo discoteca.
Como te pases, te lo advierto, muñeca,
que yo esta vez no te voy a rescatar.

Te crees que eres una bruja consumada
y lo que pasa es que estás intoxicada;
y eso que dices que ya no tomas nada,
pero me dicen por ahí: “Que sí, que sí,
que sí, que sí”, y dicen, dicen…

Dicen que tienes veneno en la piel
y es que estás hecha de plástico fino.
Dicen que tienes un tacto divino
y quien te toca se queda con él.

Dices que yo no soy tu hombre ideal
mientras hojeas con soltura una revista
y me pregunto si tendrás alguna pista
o alguna foto de tu “tal para cual”.