Inici Blogs De pluja, de llibres i de llits…

De pluja, de llibres i de llits…

118

Escric mentre miro com els nuvols que porten la pluja avancen lentament en direccio al mar. Escric amb ganes d’ escriure coses que no s’han d’escriure perquè això ho poden llegir nens. Escric com no ho faig quan se suposa que intento fer literatura. Escric victima de la sensualitat i el desig.
Quan es posi a ploure, quan els llamps facin un castell de focs al cel, quan els trons ressonin cm els batecs del teu cor i del meu i la terra mullada em recordi la olor de la teva pell, aleshores no podrè escriure. Per això ho faig ara, ara que encara tinc unes gotes de rao, les mateixes que moro de ganes de secar entre els teus braços. Arriba la pluja, desapareguda de combat des del dia del meu sant. Es el senyal que esperava en cos i anima. Es tan dificil suportar la temptacio. Que la torrentada s’ens endugui fins a una perduda habitacio amb una pila de llibres i un llit per poder queixar- nos que no tenim temps de llegir ni un sol paragraf per perfecte que sigui.
Somio despert i somio dormit, però se que els somnis desitjats de veritat, amb el cor, es fan realitat. Ara nomès he d’esperar, fluir com l’aigua despres del desglaç, esperar la pluja i esperar- te…

Sabina. contigo

Yo no quiero un amor civilizado,
Con recibos y escena del sofá;
Yo no quiero que viajes al pasado
Y vuelvas del mercado
Con ganas de llorar.

Yo no quiero vecínas con pucheros;
Yo no quiero sembrar ni compartir;
Yo no quiero catorce de febrero
Ni cumpleaños feliz.

Yo no quiero cargar con tus maletas;
Yo no quiero que elijas mi champú;
Yo no quiero mudarme de planeta,
Cortarme la coleta,
Brindar a tu salud.

Yo no quiero domingos por la tarde;
Yo no quiero columpio en el jardin;
Lo que yo quiero, corazón cobarde,
Es que mueras por mí.

Y morirme contigo si te matas
Y matarme contigo si te mueres
Porque el amor cuando no muere mata
Porque amores que matan nunca mueren.

Yo no quiero juntar para mañana,
No me pidas llegar a fin de mes;
Yo no quiero comerme una manzana
Dos veces por semana
Sin ganas de comer.

Yo no quiero calor de invernadero;
Yo no quiero besar tu cicatriz;
Yo no quiero parís con aguacero
Ni venecia sin tí.

No me esperes a las doce en el juzgado;
No me digas volvamos a empezar;
Yo no quiero ni libre ni ocupado,
Ni carne ni pecado,
Ni orgullo ni piedad.

Yo no quiero saber por qué lo hiciste;
Yo no quiero contigo ni sin ti;
Lo que yo quiero, muchacha de ojos tristes,
Es que mueras por mí.

Y morirme contigo si te matas
Y matarme contigo si te mueres
Porque el amor cuando no muere mata
Porque amores que matan nunca mueren.